viernes, 1 de abril de 2016

Santiago Ortigosa reflexiona sobre #altamiraedu tras el preestreno

Anoche, #altamiraedu estuvo representada por una diversidad de miradas en el preestreno oficial porque Morena Films y @20thCFoxSp  tuvieron la gentileza de reservar unas entradas a la educación.
Por la mañana, institutos de Málaga y Tenerife la habían estrenado llevando las aulas al cine.

Comenzamos una serie de reflexiones de los que ya han visto la película que nos ayudarán a fomentar ese pensamiento crítico y esa mirada a la formación del futuro espectador de cine.

Gracias a Santiago Ortigosa, profesor titular de la Universidad Complutense de Madrid.


Amicus Plato... Sed magis amica veritas[i]:  educando el carácter.
La superficialidad suele llevar al radicalismo. Lo peculiar en el personaje de Marcelino, tal como lo interpreta Banderas, es el brillo y la profundidad de su buen carácter.
El diamante resalta aún más cuando se deposita sobre un paño viejo y sucio. En la narración de #Altamiraedu, ese paño es el orgullo y, consecuentemente, la irracionalidad.  Renace en pantalla Lope de Vega: “Entiendo lo que me basta, / y solamente no entiendo/ cómo se sufre a sí mismo/ un ignorante soberbio”.
El paño viejo y sucio sobre el que brilla Marcelino se teje entre dos polos opuestos: una fe (sin razón) en un monseñor de pueblo y una fe (irracional) en un científico. La contraposición de estas  irracionalidades tardará 20 años en resolverse, porque el “ego” de ambas es gigantesco. Nuevamente Lope: “De cuantas cosas me cansan, / fácilmente me defiendo; / pero no puedo guardarme / de los peligros de un necio”.
Que no es posible una “doble verdad”, es algo que Tomás de Aquino (s. XIII) ya muestra en su polémica con el filósofo árabe Averroes (Abū l-Walīd Muhammad ibn Ahmad ibn Muhammad ibn Rushd). Mal anda el clérigo de Altamira en sus filosofías: porque carece de ellas.
Igual de flagrante es la ignorancia del racionalista ilustrado que, primando su vanidad, asesina la razón científica positivista. ‘Mi oponente, se equivoca… sustancialmente porque lo digo yo, que soy la ciencia’. Dan ganas de venirse a nuestra época para ver cómo el “Economic forecasting has makes astrology respectable”: la predicción científica sobre el futuro económico ha convertido a la astrología en ciencia académica respetable. (Mucho tardó la estadística en predecir la crisis).
#Altamiraedu muestra que es posible un carácter científico, racional y razonable en un hombre que sabe de sencillez. Quizás porque sin un modo humano de cordialidad, confianza, ilusión, y afecto, es decir, sin un buen carácter humano, es imposible la honestidad científica.
El buen carácter se educa. Y es ajeno a maniqueísmos triviales: el bueno – el malo. A fin de cuentas, como decía Bertolt Brecht, “También el odio contra la bajeza / desfigura los rasgos. / También la ira contra la injusticia / torna ronca la voz”.
@ortigosa
Prof. Titular de Universidad. Facultad de Educación. UCM.


[i] De Aristóteles: Soy amigo de Platón…, pero soy más amigo de la verdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenido al espacio de comentarios.
Es el lugar en el que el Equipo de profesores comparte ideas, admite sugerencias o nuevas informaciones.
La redacción es sencilla como puedes apreciar y solo pedimos que sea en un tono respetuoso y que aporte perspectivas plurales al tema de la educación .
Los adultos de la Tribu ahora tienen que educar incluyendo una cultura emergente que estamos creando, entre todos, al introducir la interacción virtual que nos facilita la tecnología.
Muchas gracias por compartir tu tiempo y tus comentarios